Los colores de mi barrio | La morera

Teñir con plantas locales es algo que me gusta hacer por que me ayuda a mantener los ojos abiertos y la curiosidad activa. No siempre obtengo buenos resultados, pero de vez en cuando sale algo súper interesante de la cacerola. 

Algunos puntos básicos del proceso:

Material vegetal: 161gr de bayas y 127gr de hojas 

PDLF (Peso de la fibra): 21gr de muestras mixtas para cada tinte.

Fibras: Trozos de popelina, seda, terciopelo, lino y pana (Básicamente cualquier fibra que estuviera mordentada y lista para usar)

Extracción de color: Con las bayas fue súper fácil, con las hojas me tomó más tiempo, las dejé reposar en la cacerola toda la noche.

Resistencia a la luz: Aún estoy haciendo pruebas, pero las bayas son conocidas por se un tinte fugitivo, habrá qué ver que pasa con el amarillo de las hojas. 

Proceso de extracción: 

Después de XNUMX min:  

 Resultado final:  

Por supuesto la afinidad entre la seda y el tinte es insuperable ¡los colores son geniales! 

Al modificar el color, descubrí que el tinte de bayas es muy sensible a los cambios de pH y también reacciona muy bien a la solución de hierro. 

Espero que esta información te ayude en tú proceso de teñido, para saber más sobre este y otras pruebas con tintes locales puedes visitar mi perfil de Instagram 

Happy dyeing!
Paola x